jueves, 1 de julio de 2010

Luis Pastori y Esdras Parra: Del soneto al verso libre


Publicado en TalCual el viernes 27 de noviembre de 2009

"Campesino que estás en la tierra,/ marinero que estás en el mar,/ miliciano que vas a la guerra/ con un canto infinito de paz;/ nuestro mundo de azules boínas/ os invita su voz a escuchar." Estos versos del poeta Luis Pastori son los más oídos, los más repetidos, los más cantados de todo lo que ha escrito a lo largo de sus 88 años de vida. El creador, junto a Tomás Alfaro Calatrava y Evencio Castellanos, del himno de la Universidad Central de Venezuela recibirá un homenaje hoy a las 7:30 pm en el Centro Cultural Chacao.
El ciclo "Noche de Poesía. Para celebrar a los maestros del asombro", organizado por Alexis Romero y María Teresa Ogliastri, también rendirá homenaje a Esdras Parra, de quien se cumplieron el pasado 18 de noviembre cinco años de su muerte. Los poetas Carlos Correa, Mariela Casal, María Isabel Novillo, Mharía Vázquez Benarroch y Zulema Cendón leerán parte de la obra de ambos escritores.
Pastori nació el 25 de agosto de 1921. Es economista egresado de la UCV en 1949, pero ya a los 14 años de edad publicaba poemas en Brotes, un pequeño periódico de La Victoria (Aragua), su ciudad natal. Dirigió la publicación humorística El Preparado y escribió para El Morrocoy Azul. A los 21 años de edad publica su primer poemario: Quince poemas para una mujer que tiene quince nombres. En 1950, con seis libros a cuestas, recibe el premio municipal de poesía. Ha sido compilador en diversas antologías de poesía venezolana y de los discursos de Andrés Eloy Blanco en el Congreso Nacional. Sus poemas han sido traducidos al árabe, chino, francés, inglés, italiano y portugués, entre otros idiomas.
En 1962 obtiene el Premio Nacional de Literatura. Fue vicepresidente del Banco Central de Venezuela ­institución en la que trabajó por 37 años­, integró la directiva del Conac, presidió la Asociación de Escritores de Venezuela y la Fundación Centro de Estudios Latinoamericanos Rómulo Gallegos. Además, es individuo de número de la Academia Venezolana de la Lengua. En 1984 obtuvo el Premio Hispanoamericano de Poesía León de Greiff.

Recordar a Esdras
Los versos de Pastori compartirán el homenaje con la poesía de la desaparecida Esdras Parra. La poeta que nació en Santa Cruz de Mérida el 13 de julio de 1939, estudió filosofía en la UCV, escribió tres libros de cuentos y tres poemarios, fue traductora y ejerció la crítica literaria. Dirigió la revista Imagen en varias etapas.
En 1978, se sometió en Inglaterra a una operación de reasignación quirúrgica de sexo. En 1995 publicó Este suelo secreto, poemario con el que obtuvo el premio de la II Bienal Mariano Picón Salas de Mérida. Falleció el 18 de noviembre de 2004.
Pastori y Parra forman parte de diferentes generaciones, estilos y búsquedas. Con vida, obra y reflexiones distintas, y quizás hasta opuestas, ambos son protagonistas esenciales e imprescindibles en la poesía venezolana del siglo XX. La de hoy es una buena oportunidad para conocer y escuchar, en voces de otros poetas, una obra que se ha hecho con paciencia y amor al idioma, la poesía, la vida.

Ausencia (fragmento)
Pero tal vez algo hubiera faltado.
Uno se acostumbra, a veces a la sombra
de una mano en el brazo,
a tocar la piel de una sonrisa
junto a los hombros,
a compartir el espacio de la sombra
de nuestro cuerpo
con un cuerpo amado que cabe justamente
en la sombra de ese espacio.

Luis Pastori de Palabras de otros años

Siempre crece un pino
Marchándose sin prisa como vino
y agitado en su copa por el viento,
mi corazón es un arroyo lento
en cuya orilla siempre crece un pino.

En cuya orilla siempre crece un pino,
mi corazón es un arroyo lento,
agitado en su copa por el viento,
marchándose sin prisa como vino.

Marchándose sin prisa como vino,
agitado en su copa por el viento,
en cuya orilla siempre crece un pino.

En cuya orilla siempre crece un pino,
mi corazón es un arroyo lento,
marchándose sin prisa como vino.

Luis Pastori de Sonetos intemporales

Obra de Luis Pastori
Quince poemas para una mujer que tiene quince nombres (1942)
Poemas del olvido (1945)
Las canciones de Beatriz (1947)
País del humo (1948)
Tallo sin muerte (1950)
Toros, santos y flores (1950)
Herreros de mi sangre (1950)
Tallo sin muerte (1950)
Palabras de otros años (1954)
Aire de soledad (1959)
Elegía sin fin (1962)
Primera selección lírica (1962)
Hasta la fecha (1964)
Trompos y testimonios (1964)
Definitivamente enamorado (1965)
Caracas y la poesía (1966)
Tiempo de glosa (1967)
Trofeos de casa (1969)
Hasta aquí me trajo el río (1977)
Sonetos intemporales (1977)
Sinrazones (1983)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada